sábado, 12 de junio de 2010

.:Capítulo 7:.

Cold As You

Al final fui a la casa de Cathy a dormir, no de Sebastian. Aunque sé que él también vive ahí no quiero pensar en él. Ya le aclaré a Cathy que no quiero ni saber de Sebastian, porque pensé que era una gran persona pero luego de pintar una linda pared rosa todo se volvió gris. Y que seguía siendo gris para mí, aunque él se engañará en que todavía seguía rosa. Si de veras me amaba se hubiera arriesgado en el momento cuando todo se estaba tornando de un color peligroso, no ahora.

Por supuesto que Sebastian intentó formular lo que sería un intento de conversación conmigo, pero lo evité. Aunque llegó un momento en que no lo pude evitar más, y, cuando Cathy se fue a buscar algo de comida, él me acechó como cazador con presa.

-Sebastian, ya te lo expliqué. No intentes usar palabras de defensa que nunca dirás.

-Pero es que de veras te amo.

Esas últimas palabras me abrumaron al principio, pero luego sólo me recordaron que estaba haciendo más daño diciendome esas palabras sin saber qué significan.

-Es fácil decirlo y creer que uno lo siente cuando no sabe lo que significa. Así que, no me busques más, al menos, hasta que sepas qué significa amar.

-A veces sí que eres rebuscada y orgullosa.

Respiré ondo, antes de poder devolverle un gran insulto llegó su hermana, tan campante como siempre. Nos miró algo extrañada de que estuvieramos en este estado y no besandonos. Una risa escapó de mis labios sin poder contenerla, ella me miró divertida y Sebastian algo confundido.

-¿Qué esperabas?¿Besos apasionados en medio del pasillo, o algo más estilo Orgullo y Prejuicio?-bromeé.

-Nah, algo más tipo Gossip Girl.-dijo riendo Cath.

-Ya verás.

Por la noche no podía dormir pensando en lo mucho que me gustaban los días lluviosos y de cómo este día de la vida entre mí y Seb había terminado demasiado lluvioso, aunque ninguno de los dos lo quiera admitir. Como si se hubiera aguado de lágrimas.

Luego de un rato, ya cansada de pensar tanto, me levanté silenciosamente y caminé apesumbradamente hasta la cocina. Me sorprendí al encontrar una silueta dibujada entre las sombras de la mesada, y al darme cuenta de que era Sebastian intenté evitarlo a toda costa. Antes de que pudiera hacer nada, se acercó peligrosamente a mi, dejándome sin aire por un momento.

-Dime qué te pasó...-me preguntó, con su aliento en mis labios.

-...Tú no eres así...-intenté bromear, pero mi voz era un débil murmullo quebrado.

-Elii, quiero que me enseñes qué es amar.-me pidió, cerrando levemente sus ojos.

-Una palabra.-murmuré.

-Ambos sabemos que es más que eso.

-Puede ser.-le sonreí.

Sus labios se posaron suavemente en los míos, y fue como la primera vez que nos besamos. Me sentí tan estupenda, como si puediera hacer cualquier cosa. Mordió levemente mi labio inferior, y cuando este comenzó a sangrar fue la excusa perfecta para pasar su lengua sobre él, logrando introducirla en mi boca con una mezcla de maestría y desaliño característico.

Suavemente, me empujó contra la mesada de mármol blanca y negra, me tomó por las caderas cómo si fuera una niña pequña, y, mientras me besaba, me sentó en la mesada. Nuestras respiraciones se volvieron leves jadeos, nuestros cuerpos estaban pegados, y yo tiritaba de frío, ante el contacto del mármol frío contra mi piel, y por la adrenalina y excitación que me recorría.

¿Por qué será que siempre alguien interrumpe cuando está por pasar la mejor parte?

¿En qué estaba? .... Ah, sí. Cuando Sebastian estaba por bajarme para llevarme a su habitación, el timbre sonó y él solto un taco de impaciencia. Se separó suavemente de mi y caminó apasiblemente a abrir la puerta. Antes de hacerlo me miró con una disculpa pintada en sus ojos, le sonreí aceptando. Detras de ese pedazo quién podía ser más que Chris.

-Woah, veo que no soy tan bien bienvenido como antes.-le dijo a Seb, todavía sin verme. Cuando me estaba por ir de puntillas devuelta a la habitación de Cathy, él salto:-Con que el porqué de la cuestión.

-Buenas noches, Chris.-saludé fríamente.

-Acostarse no entra en el trato.-nos aclaró.

-De veras, Chris. Esa es la parte donde no te incumbe lo que hacemos con las bases del contrato, es entre nosotros, nosotros lo arreglamos. A menos, claro, que quieras tratar con la abogada de Elii.-terminó con una sonrisilla.-Cuidado, es una buscapleitos.-le susurró.

-Bah, creo que me bañaré y luego iré a dar una vuelta por ahí.-murmuré, intentando que nadie me escuche y pasar desapercibida.

-Tú te quedas.-me ordenó Sebastian.

-Da lo mismo, me voy a dar un baño. Adios, Chris.-dije sin prestarle atención.

Seb me tomó del brazo y tiró de mi hacia su cuerpo, nuestras caras estaban demasiado cerca y ya no podía pensar en nada. ¿Por qué el tenía ese efecto tan... amplio sobre mi? Pero como ese sentimiento se encendió, se volvió a apagar, ya que recordé todo por lo que me hizo pasar él. Me solté algo molesta y volví a la habitación de Cathy. Ella descansaba apasiblemente, y me hubiera encantado ser ella con toda su tranquilidad y esplendor. Pero él entró a la habitación y me jaló algo violentamente del brazo sacándome hacia afuera.

-Ya. No quiero hablar contigo, vete, al menos, déjame dormir en paz.-le repliqué.

-No. Es que ya no entiendo qué es lo que haces.

-Ya no tiene caso que lo intentes, he perdido demasiado tiempo contigo y ni siquiera entiendo lo que sientes ni lo que siento. Ya déjame un tiempo para pensar, creo que podría suicidarme de tanta presión.

Sebatian me tomó descuidadamente de los hombros y me zarandeó, sus ojos brillaban feroces ante la perspectiva de que se suicidara.

-Nunca. ¿Escuchaste? Aunque no me pertenezcas aún, no permitiré por nada del mundo que hagas eso.

-Como quieras.-le dije girando los ojos, sin darle importancia.

No me pude volver a dormir, la ídea de suicidarme no era tan mala. Y, ¿por qué no hacerlo estando en la casa de una suicida y con todas las armas necesarias en el baño?¿Quién me lo atribuiría a mi? Entonces pensé, por qué no.

Caminé con sigilo apresurado hacia el baño de Cathy y abrí la puerta del espejo, allí estaban tan pulcras y limpias que pareciera que no las hubieran utilizado nunca. Las tomé con seguridad, y tracé lineas perfectas en mis muñecas, de las que empezó a salir a borbotones sangre de un color rojizo puro. Me senté en el suelo blanco, observando como todo a mi alrededor se volvía de color rojo, mirándolo todo curiosa.

Todo se arruinó más de lo que estaba. Sebastian apareció, en sus ojos estaba reflejado el dolor que le producía verme así. Me llevó a la cocina y me limpió la herida para cubrirla en un torniquete. Me acunó contra su pecho y sus lágrimas me mojaron y se juntaron con las mías, formando un río de lágrimas sin fin.

-Siento descepcionarte, Seb.-le susurré.

-Yo también lo siento, pequeña. Ya.

Él me llevó a su habitación en brazos y me recostó en su cama pulcra, se acostó junto a mi dejando que nuestras frentes se chocaran y nuestras miradas se encontraran. Por primera vez en su vida, Sebastian Lebben, dudoso, juntó sus labios con los mios en un beso tan tierno que sentía que algo explotaba en mi. Su lengua acariciaba suavemente la mía, volviendome loca sin querer el provocar eso.

-Seb, estás provocando algo más en mi.-le susurré entre jadeos.

-Vale, ya, a dormir, pequeña traviesa.-me dijo, depositando un último beso del cual no terminó. Me quedé dormida al instante en sus brazos. Se sentía tan bien, como estar...¿volando?

Pip, pip, pip.

-Mmm...¿tan pronto?-murmuró Seb.-Maldito instituto.

-Ya, ¿no se puede faltar al insti?-le pregunté algo dormida sobre su pecho.

-Me temo que no, pequeña. Vamos, ve a cambiarte, que mi hermana ya debe estar pensando que te violé en este momento.


Le di una sonrisa peligrosas, de las que solo yo podía dar.

-¿Y eso por qué?

-¿Qué que?-preguntó juguetón, dandome un beso largo y apasionado.

-Algun día me voy a morir por tu culpa.-le culpé.-Que porqué todavía no me has violado, tonto.-bromeé.

-Ya quiseras tú, tienes que esperar al momento adecuado.

-¿Y cuándo será ese momento adecuado, porque de veras que me estoy impacientando, cariño?

-Justo ahora, pequeña.

2 comentarios:

  1. uHH !! k SERA K pasara??? AHH !! pUBLIK PRONTO (NOTC K ACABAS DE PUBLIkr y ya kiero k publiks de nuevo)
    Bueno, me voy !!
    Cuidat ;)

    ResponderEliminar
  2. Jjaja Gracias ya lo tengo mas o menos escrito al otro, me falta pasarloo y el proximo te lo dedico, esta inspirado en la cancion de aerosmith, i don't wanna miss a thing... Kiss

    Sugar!

    ResponderEliminar