jueves, 18 de marzo de 2010

.:Capítulo 4:.

Eternity

-¿Por qué no me lo dijiste?-le exigí.-Eres mi primo tercero y ni lo se. Y a parte quieres que simule que salgo contigo. Ni lo sueñes, es como traicionar a alguien.

-¿A quién?-me desafió.

Escondí mi cara entre las manos.

¿Por qué era tan necio? ¿Por qué me gustaba tanto eso? Maldición, es un pariente. Que dificil resulta pensar en Sebastian como alguien de la familia, el fue el chico a quien yo amé durante muchos años, enterarse ahora de algo como esto es un golpe fuerte.

Es como si una fuerza sobrenatural me obligara a estar con él, pero el deber me lo opone. Necesito estar con él, aunque todo sea mentira.

-Elii no te lo dije porque no encontré el momento.

-¿Qué momento?-le dije consternada.

-El momento para poder explicartelo todo, tú me ignoras. Cómo quieres que encuentre ese momento si tu nis siquiera me miras, si ni siquiera hablas conmigo, si...

-¿Para qué hablar contigo?-le dije con una sonrisa amarga. ¿Por qué querría hablar con él? Yo quería más que hablar, pero en este momento estaba muy confusa. Demasiado.-¿Ahora me llevarás a mi casa? Ya terminó la conferencia, no hablaré más.

-Puedes quedarte aquí si quieres.-Me dijo como si nada.

Mis ojos se abrieron como platos.

Yo, Sebastian, su habitación. Me estremecí. Demasiado rápido.

-Puedes quedarte en el cuarto de mi hermana Cathy, a ella no le molestará.-aclaró.

-No. Si tu no quieres llevarme, me iré caminando hacia la casa de William y me quedaré alli.-le dije decidida.

-Vale, como quieras. Pero te llevaré hasta allí.

Se fue a preguntar por el auto, dejándome sola en su habitación. Mis pensamientos me abrumaron en cuanto él cerró la puerta. Querían que los pensara todos al mismo tiempo, sabía que mis sentimientos florecerían pronto.

¿Por qué siempre tenía que querer a la persona que no podía tener? ¿Por qué tenía que ser tan complicada para elegir? Por qué, por qué y por qué.

Sebastian entró, interrumpiendo mis pensamientos sobre los por qués de la vida.

-El auto lo tiene mi padre, y está en una reunión en Florida. Te acompañaré caminando.-dijo algo sombrío.

-Vale.-murmuré con pesimismo.

Me acompañó silenciosamente todo el camino bajo las estrellas. Cuando llegamos a la casa de William, me paré en seco en la puerta, y le dije:

-Seb, para mi es un "honor" hacerte el favor que me pediste, pero no puedo. Esto va más allá de lo que quiero o no quiero, es algo que no se puede decidir. Es infringir las reglas no escritas de la adolescencia, es como no salir con el ex-novio de tu mejor amiga, es como que yo salga con un ex-compañero de Nicholas, me mataría, es como...

Entonces, me besó. Como nunca antes, eso quiere decir como nunca antes hace unas horas. Me acarició la mejilla, y entendí que era una súplica. De verdad necesitaba este favor, pero no entendía por qué con tanto ímpetu. Se separó tan lentamente de mi que se me hizo doloroso.

-Vale.-bufé, rodando los ojos.-Lo haré, ¿feliz?

-Como nunca.-me dijo dedicándome una gran sonrisa.-Mejor entras que te morirás de frío. Pasaré a por ti mañana.

Volví a rodar los ojos. Frío, con el beso que me dió podría derretir los hielos de la antártida. Reí para mis adentros.

Lo miré todo el camino hasta que dobló en la esquina, echandome una última mirada feliz y cantarina como sólo él sabía dar. ¡Sólo él sabía dar miradas cantarinas porque estas no existían!

Toqué la puerta de la casa de William, esperando que me abriera él, pero en cambio, me atendió primo. ¡Por Dios! Había cogido desprevenido y en calzones a Dylan Parker. Me reiría de él todo lo que restará mi vida social (lo cual no sería mucho, aproximadamente unos 5 min antes de entrar al instituto).

-¿Elii? ¿Qué haces aquí?- me preguntó adormilado.

-Vengo a ver a Will.-dije como si fuera la cosa más natural del mundo ir a las 3 de la mañana a la casa de tu mejor amigo a visitarlo.

-Son las tres a.m., Elii.-dijo enfadado, luego se dio cuenta que estabamos solos y su perspectiva de ver las cosas cambió totalmente.-¿Por qué no pasas dentro? Hace mucho frío fuera.-dijo con voz seductora.

Pero que rápido cambian de tono los hombres ¿eh?

-Como sea.-dije girando los ojos.

Pasé dentro y me senté en una de las sillas de la cocina despreocupadamente, mientras él cerraba la puerta con la traba. Se me quedó mirando un rato pensativo, como si no estuviera allí.

-Dy,-susrré lentamente, llamándole la atención. Me miró pestañeando, como volviendo de un  lugar lejano. A veces Dylan me asustaba.-¿por qué estás aquí? Odias a Will.

-Mis padres están de crucero en ´México, y tienen  la casa en alquiler. Este es el único lugar en el que puedo quedarme, aunque los padres de mi primo están de viaje de negocios en Boston.-dijo encogiendose de hombros.-Puedes ir a despertarlo si quieres, tiene cubridas suss partes si eso te preocupa.

-No es eso lo que preocupa.-le dije girando los ojos. Lo que en realidad me preocupaba era lo que podía llegar a pasar esa noche. Iba a ser tremendamente larga.-Lo que me preocupa es que tengo que quedarme a dormir aquí, porque no tenía ganas de quedarme en la casa de Seb.

-¿Seb?¿Sebastian Lebben?-preguntó, primero confundido y luego receloso.-¿Así que sales con Lebben o eres otra de sus tantas hazañas?-preguntó tratando de hacerme sentir culpable. No me sentí en absoluto así.

-Salgo con Lebben, vale. A ti que más te da. No soy otra de sus hazañas, pero si para él lo soy ya sabe lo que deparará el futuro.-le dije con una sonrisa maligna.

Se encogió de hombros algo ofendido por la noticia, y me fui hacia la habitación de Will. Él estaba plácidamente dormido en su cama, la colcha estaba revuelta y se veían sus calzones negros. Era tan adorable cuando dormía, hasta su expresión se suavizaba.

Me acerque con cautela a su lado, lo zarandeé ligeramente y se dio vuelta.

-Will.-le susurré lentamente al oido.

Sus ojos se abrieron de repente como platos, como si estuviera sorprendido, como si fuera la última a la que esperaría ver allí.

-Elii.-dijo confundido, y su expresión me recordó a la de su primo minutos antes.-¿Qué haces aquí?-me preguntó más gentilmente que el anterior. Probablemente porque a Dylan lo había despertado a timbrazos, xD.

-Te lo explicaré rápido. Sebastian Lebben me pidió un favor..-la boca de Will descrbió una "o" perfecta de estupefacción.-..quiere que simule salir con él para poder sacarse de encima a Rachelle. Le dije que sí. Pero tú no le puedes decir a nadie, esto es entre tú y yo. Sebastian no lo tiene que saber, tiene que ser creible. Te lo suplico, Willy.-hablé demasiado rápido, pero él siempre comprendía.

-Comprendo.-le sonreí, me guiñó un ojo.-¿Cómo es que Dylan no te saltó encima ya? Ah, ya se lo contaste, verdad.-dijo dedicandome una sonrisa de lado.

-Verdad.-dije maliciosa.

El día comenzaba, lo supe porque no había pegado el ojo en toda la noche a causa del sueño. Los primeros rayos del sol me atacaron con su calor sofocante, al que me fui adaptando. Al darle de lleno en la cara, Will se removió ante los rayos.

Bajé silenciosamente los escalones y tome un desayuno rápido, dejándole una nota a Will que decía que Sebastian me había recogido. No quería cruzarme a Dylan y, además, era más que seguro que Seb llegaba temprano.

Salí fuera para encontrarme  con el frío de la mañana, quien azotó mis cabellos suavemente con una ligera ráfaga de viento. Suspiré.

El buen momento no me duró ni diez segundos, porque cuando abrí los ojos descubrí los celestes de Sebastian mirandome interesado. Le hice una mueca y me sonrió, no se como puede tener ese humor tan activo todas las mañanas.

-¿Que hay?-le pregunté algo nerviosa, pero sin demostrarlo.

-Sueño.-me dijo con una sonrisa, no se cómo hizo pero logró sacarme un atisbo de sonrisa. Él siempre lo hacía.-¿Qué hay?

-Más sueño.-le respondí con una sonrisa autentica. Me guiñó un ojo.

-¿Cómo dormiste?-me preguntó después de un largo silencia para ada incómodo.

-Bien, excepto que me encontré a Dylan en el baño a eso de las cinco de la mañana.

-¿Dylan?-preguntó extrañado, había algo en su voz que no  lograba decifrar.

-Sí, Dylan. Sus padres están de viaje a Mexico, así que se quedó en casa de Will pero sus padres también están de viaje de negocios en Boston.

-Ah.-dijo con aires ligeramente ofendidos, me reí.-¿Qué?-me gruñó, para su mala suerte comenzé a reir con más fuerza.

-¿Ahora quién está de mal humor? Por qué te interesa lo que hago con Dylan.

-¿Qué haces con Dylan?-preguntó exaltado, creí que iba a cogerme del cuello en cualquier momento hasta que le dijese.

-Nada, idiota. No me gusta Dylan, él me parece repugnantemente obseno.-dije riendo ante su reacción.-Alguien está celoso.-le dije tocandolo con un dedo en el brazo.

No me había dado cuenta que habíamos llegado al instituto, todas las miradas, como todos los días, se posaron por unos segundos en el coche de Seb y luego en él al bajar de este. Pero cuando dio la vuelta para abrir la puerta del copiloto todos comenzaron a observar intrigados quíén sería la que acompañaría a Sebastian el día de hoy. Por supuesto que nadie esperaba que fuese yo, así que cuando la puerta se abrió todas sus bocas quedaron describiendo una "o" perfecta.

-La última vez que creé esa reacción en la gente fue cuando peleé contra el chico de último año y le gané.

Él rió.

-¿Quieres entrar?-me preguntó.

-No.-le dije con una sonrisa.

Entramos por la puerta tan pegados que pasamos por la misma puerta, me sentía bien a su lado. Hasta que vimos a Rachelle acercandose por el pasillo, vi el brillo de triunfo en la mirada de Seb.

-¡Tú, maldita zorra! ¡Me las pagarás, sabes! ¡Lo harás!-me grtitó.

Sin poder evitarlo una risa brotó de mis labios.

6 comentarios:

  1. Buuen caap :p
    Mee encantaa Laa maneraa de ser dde eLii
    peroo eenserioo sii son priimosS'?.. mmm amii Q se mee hce Qee aaLguuien aii esS adoptaado xD ejeje

    ResponderEliminar
  2. xDD Voy a tomar ideas de como solucionar este graaan malentendido xD

    ResponderEliminar
  3. Oseaa si es su prima pero aii que ver como hacer algo para que no esten tan vinculados, algo se me va a ocurrir!

    ResponderEliminar
  4. staree aa laa speraa ejeje.. nosS vmsss :P

    ResponderEliminar
  5. hayy!! que lindo!!
    yo amo a seb... sii para mi que alguien es adoptado ahi, o si no, alguno de sus padres,... podría ser jajaj... estuvo muy bueno el cpai, ya quiero el siguiente, besotes y nos leemos pronto xoxo

    ResponderEliminar
  6. Oh-Uh!!! Me parece que habrá sorpresitassssssss
    bueno
    te espero

    Besos♥

    ResponderEliminar